9/29/2010

Epistolares VI

Veamos. Quise decirte que estube despierta, muy tarde, más que otros días. El dolor quema, la cama me queda pequeña, el agobio pesa en mis hombros y la recaida me asusta, tanto, que el ahogo de un grito contenido me  impide marcar el teléfono y despertarte...

1 comentario:

Goyette Dos Gallos dijo...

Despertarse en los ahogo de una cama que queda pequeña.

Lo haces bien.

Un abrazo.